0000
Domingo 29.03.2020  18:46
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Emergencia Agropecuaria
Uruguay | 24-03-2020

Traducir a :   Traducir
EMERGENCIA SANITARIA
Caso a caso: el motivo por el cual los productores rurales no pueden quedarse en casa   
Cuando buena parte de las actividades están paralizadas o se desarrollan de modo acotado, el agro es de los pocos sectores que no puede frenar dado que hay ciclos biológicos que no se detienen
El Observador ( Uruguay )
Los productores agropecuarios, si bien toman las precauciones correspondientes, no pueden quedarse en casa. Sucede que a la vaca hay que ordeñarla todos los días haya o no haya una pandemia. La soja hay que monitorearla en esta etapa del cultivo clave, a un mes de la cosecha. El novillo, cada vacuno y cada ovino, deben comer. En los invernáculos y en las quintas los granjeros deben cosechar a diario. Y es momento de trillar el arroz y hay que terminar la vendimia. Esos, incluso, no son todos los casos, hay otros.

Por más que el país atraviese por una situación de emergencia sanitaria y la recomendación del gobierno nacional sea, entre otras, la de no salir de sus domicilios particulares, hay ciclos productivos que no pueden parar y los productores deben ineludiblemente cumplir con ciertos manejos.

Un "sagrado compromiso"
El Observador se comunicó, dada esa realidad, con los presidentes de las principales gremiales agropecuarias del país para que respondieran por qué los productores no pueden quedarse en sus casas sí o sí todo el tiempo y deben seguir saliendo a trabajar todos los días.

Mario Buzzalino, presidente de la Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR), comentó que “la producción agropecuaria responde a ciclos biológicos que no conocen de feriados ni de vacaciones, ni de cansancio, ni de emergencias. No podemos parar porque, además, tenemos el sagrado compromiso social de generar alimentos para todos”.

"No podemos parar ahora"
En tanto, Alfredo Lago, presidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz (ACA), indicó que el país transcurre “el momento del año más importante del cultivo de arroz”: la cosecha, que se activó hace un par de semanas.

“La cosecha es cuando recogemos el fruto de la dedicación y el esfuerzo de muchos productores por tanto tiempo; productores que ven en la producción una razón de ser”, comentó.

El titular de la gremial agregó que los arroceros aportan un alimento indispensable para millones de personas en todo el mundo. Dejar sin cosechar, más allá de un impacto económico muy adverso para toda la cadena, significaría dejar a mucha gente sin un alimento básico, de alto valor nutritivo y de un costo accesible.

“Este proceso lo creó la madre naturaleza, el hombre únicamente se adaptó a sus tiempos. Respetar ese ciclo biológico es lo que los productores hacemos. Como integrantes de la primera actividad de la humanidad, la agricultura, no podemos parar ahora, porque dependerá de nosotros la posibilidad del desarrollo del mañana. Cuidémonos con responsabilidad y fraternidad”, concluyó.

Walter Frisch, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), también hizo referencia a que “la biología no para, los procesos biológicos no paran y nosotros tenemos que hacer lo que tengamos que hacer”.

Actualmente se está en plena trilla de maíz y algo de sorgo. Se está embolsando a los cultivos y aprontando la cosecha de soja. Pero además, hay que alimentar a las vacas y los tamberos no pueden dejar de ordeñarlas.

“Podes parar una fábrica, podes parar hasta una ciudad. Pero en el campo los procesos son más lentos y los tenemos que atender. Estamos en plena zafra de pariciones. Las vacas se atracan (no pueden parir por sí solas), hay que estar vigilándolas, asistirlas, hacerles los primeros manejos al ternero recién nacido. Eso no para y, por lo tanto, seguimos en actividad. Si los productores no podemos quedarnos en casa, es sencillamente porque tenemos que salir a recorrer el campo y a asistir a la producción”, indicó.

Millones de sueños que alimentar
Por su parte, Pablo Perdomo, presidente de las Cooperativas Agrarias Federadas (CAF), destacó “el enorme esfuerzo” que las cooperativas y el agro en general están realizando para garantizar el suministro de alimentos a la población y extremar las medidas de seguridad para evitar la propagación del virus.

“Somos plenamente conscientes de que no podemos parar, porque hay millones de sueños que alimentar”, dijo y agregó: “Nosotros podemos, con distancia social, seguir trabajando y aportando nuestro granito de arena. Al mundo hay que seguir alimentándolo, pero sin salir a la calle”.

Seres vivos que dependen del humano
Finalmente, Julio Armand Ugon, presidente de la Federación Rural (FR), dijo que los productores no pueden parar “porque nuestro trabajo es a cielo abierto y con seres vivos que dependen de nosotros por el agua, la comida, etc. Y los cultivos también están bajo nuestro control”.