0000
Sábado 30.05.2020  01:40
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Mercados Agropecuarios e Industriales
Argentina | 22-05-2020

Traducir a :   Traducir
Carne: coronavirus frenó exportaciones y hundió precios 40%   
Después de que se paralizaran las ventas a China (el principal comprador) durante diciembre y enero, en los últimos meses se vio una recuperación, pero a valores más bajos.
Ámbito Financiero ( Argentina )
Andrés Randazzo
Como a la mayoría de los sectores productivos de la economía, la pandemia afectó de lleno a la industria frigorífica. De hecho, podría considerarse que la golpeó más temprano que al resto. Es que cuando el coronavirus comenzó a propagarse por China a fines de diciembre, las exportaciones de carne al gigante asiático (destino que en marzo representó el 68,7% del total vendido al exterior) se detuvieron. En las últimas semanas, la reactivación de sus puertos permitió que los embarques recomenzaran, pero desde el sector advirtieron que los precios que se pagan quedaron muy por debajo de las cotizaciones de noviembre.

Según explicó a este diario Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de la Industria de la Carne (CICCRA), las exportaciones estaban en franco crecimiento desde 2018, hasta que acusaron el impacto del coronavirus. “La pandemia nos pega fuerte a partir de diciembre del año pasado, mes en el que se suspenden ventas a China. Los importadores directamente pedían que no mandáramos. Entonces, se renegociaron contratos y los precios cayeron alrededor del 40%”, sostuvo Schiariti, quien remarcó: “Estuvimos diciembre y enero casi sin entregar contenedores, porque en China los puertos permanecieron paralizados por falta de operarios”. A partir de febrero, las ventas con el país asiático comenzaron a recuperarse, pero a precios muy inferiores de lo que se comercializaba en noviembre de 2019. “Este es el daño mayor de la pandemia. Hoy se exporta, pero los números para venderle a China son muy justos en función de lo que se paga el animal en pie”, agregó Schiariti.

“Cuando comenzaron los problemas con China, a fines del año pasado, debieron renegociarse los contratos y los envíos se destinaron, en muchos casos, a puertos de países vecinos. Esa situación se fue solucionando de a poco, se empezaron a recibir pedidos, pero a un precio más bajo”, coincidió el analista del sector Miguel Gorelik, quien remarcó que la situación “va a tardar unos meses en normalizarse”. Una de las explicaciones que esbozó Schiariti para referirse a los precios a la baja que paga actualmente China, se encuentra el sobre stock que tiene ese país. “Además, porque relajó los controles de los mercados informales que ya tiene. Entonces ingresa mucha carne de Hong Kong, por ejemplo. Cuando se cerraron los restaurantes en China, se les acumuló un stock que sería para seis meses”.

Cuota Hilton
Días atrás, un informe del Mercado Ganadero de Rosario (Rosgan) advirtió que por los efectos del coronavirus, Argentina no llegaría a cumplir la Cuota Hilton. Se trata de 29.500 toneladas de cortes vacunos de alto nivel que autoriza todos los años la Unión Europea para ingresar en su mercado: hasta el momento, el país certificó un nivel cercano al 86% del cupo total. “No podemos dejar de ponderar las implicancias de llegar al final del ciclo, que es el próximo 30 de junio, sin haber podido ejecutar la totalidad del contingente”, aseguró el informe, que estimó que para fin de junio quedarían pendiente de ejecución unas 2.000 toneladas: si se considera que el precio actual ronda los u$s10.000, significaría una pérdida de ingresos por u$s 20 millones.

“Esto se da porque Europa está prácticamente cerrada. Si bien empieza a abrirse de a poco, en ese continente el 80% de la carne vacuna se come en restaurantes. Y, lógicamente, el rubro gastronómico fue de los que más se vio afectado por el aislamiento. Es posible que no se llegue a completar el cupo, porque no quieren recibir compras y las que tenían hechas, las paralizaron porque no hay consumo”, analizó Schiariti. En la misma sintonía, Gorelik sostuvo: “Parece difícil que se llegue a completar. Estamos a quince días de los últimos embarques para que lleguen en junio. El asunto es que esa carne se destina la mayor parte al sector institucional, que estuvo casi paralizado”.